Un club de observadores de aves formado por ex pajareros de jaulas

Observar aves es una de las actividades al aire libre con mayor crecimiento en los últimos años en los países centroamericanos. Esto se ve reflejado en la aparición de nuevos clubes y grupos de observadores de aves en las diferentes ciudades y en el fomento de programas de ciencia ciudadana que nos permiten involucrarnos cada vez más en la conservación de estos animales. Aunque ahora gozamos de un panorama más consciente de la importancia de la naturaleza, para nadie es un secreto que en gran parte de las regiones rurales aún persiste una de las prácticas más dañinas para la avifauna local: la cacería y tenencia de aves canoras. En esta ocasión les contaré parte de la historia de uno de los primeros proyectos de aves en los que he tenido la posibilidad de participar y que me han marcado en mi forma de realizar ciencia ciudadana.

Para el año 2017, me encontraba buscando ideas para contribuir con la conservación de las aves en el cantón de Paraíso de Cartago (Costa Rica), un lugar cercano al centro del país, donde tuve la posibilidad de formarme profesionalmente y dar mis primeros pasos en la observación de aves. Poco a poco, fui atestiguando que la cacería de aves canoras era una práctica cultural frecuente en los distritos más rurales de la región y aunque existían denuncias por ello, la cifra de casos no disminuía. Para ese entonces, tuve la oportunidad de participar de un conteo de aves local y conocer a Don David Sánchez, un señor humilde, pero con una gran idea que me daba respuesta a la necesidad que teníamos de disminuir la cacería de aves de la zona y abría la posibilidad de involucrar a la población en un programa de participación ciudadana.

Portada del Periódico local «El Paraíso» de la edición de Agosto del 2018, dando referencia al primer año de fundación del Club de Observadores de Aves de Paraíso.

A pesar de los años, recuerdo claramente cuando Don David mencionó que tenía varios amigos de edad avanzada que les gustaría formar un grupo de observadores de aves, varios de ellos habían practicado cacería ilegal anteriormente, por lo que amablemente me consultaron que si aún sabiendo eso les podía asesorar. Algo que aprendí de diferentes experiencias con personas de campo, es que la tenencia ilícita de aves canoras era la forma en sus abuelos les enseñaron a apreciar las aves y que para muchos de ellos no significa un acto dañino, sino una forma de continuar con sus tradiciones. Por lo que comprendí que esta era una oportunidad para redireccionar su interés por la avifauna, hacia una actividad más sostenible como lo es la observación de aves en libertad y en sus hábitats naturales.

Inspirados en la apreciación de la naturaleza, nos reunimos ocho personas y fundamos el Club de Observadores de Aves de Paraíso de Cartago, escogiendo al simpático Gavilán Bailarín (Elanus leucurus) como el ave emblema de nuestra organización. Acordamos realizar nuestra primera gira de observación de aves a la Laguna de la Expresión de Doña Ana (en Paraíso). Establecimos algunos principios básicos de convivencia, entre ellos apoyarnos en un aprendizaje horizontal, es decir, donde todos aportáramos lo que supiéramos en una atmósfera de respeto y tolerancia. Tanto a Don David como a mi persona nos designaron como coordinadores del club, un puesto que hasta la fecha mantenemos con mucha honra y terminadas las formalidades comenzamos nuestra proyección en la comunidad.

Club de Observadores de Aves de Paraíso durante la celebración de su segundo aniversario, 2019, Paraíso de Cartago, Costa Rica.

Con el pasar de los años, se fueron integrando más personas y con perfiles muy distintos, convirtiéndonos en un grupo heterogéneo de amantes de las aves. Hemos realizado más de veinte giras por toda la región, participado de festivales de aves, escrito para periódicos locales, aparecido en la radio local, colaborado en ciencia ciudadana, realizado educación ambiental con niños y hasta hemos logrado que algunos ex cazadores de aves salieran en televisión nacional compartiendo un mensaje de conservación. Aunque sabemos que no podemos erradicar la cacería de aves canoras en la región, hemos podido quitar las jaulas de las manos de algunos, para colocarles en cambio unos binoculares en ellas.

Reportaje sobre los Observadores de Aves de Paraíso en Informe 11 Las Historias (Cadena Nacional Costarricense), 2018.

Antes de cerrar quisiera extender una felicitación al Club de Observadores de Aves de Paraíso, que para este junio del 2020 cumple su tercer aniversario de fundación y a su vez agradecer rotundamente a todas las personas que han creído en nuestra forma de hacer conservación inclusiva, gracias por permitirme ser parte de esta gran familia que me ha enseñado tanto.

¿Cuéntame, sos parte de un club de observadores de aves en tu localidad?

Publicado por Mr Birding

Mi nombre es Diego Ramírez y soy un birder costarricense enamorado de todas las aves de mi región. Me desempleño como profesional en turismo ecológico y consultor de birding en Centroamérica. Además, soy un educador ambiental de la Fundación Aves y Cultura, miembro del Comité Educativo de la Asociación Ornitológica de Costa Rica y Coordinador del Club de Observadores de Aves de Paraíso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: