La emperatriz del bosque, un simbolismo de poder

De un tamaño abismal y una apariencia impresionante, el águila arpía (Harpia harpyja) es un animal de gran importancia para las culturas autóctonas americanas. Este superdepredador se caracteriza por tener un pico fuerte, una envergadura de dos metros y garras que alcanzan los 15 cm de largo. Suelen alimentarse de monos, perezosos y otros mamíferos pequeños, por lo que se encuentra en la cúspide de la cadena alimenticia. Aunque su rango histórico de distribución va desde México hasta Brasil y el norte de Argentina, actualmente la mayoría de sus poblaciones se concentran en Sudamérica. Dado que se acerca la celebración del Día del Águila Arpía (10 de abril), exploraremos brevemente las creencias culturales relacionadas a esta majestuosa especie.

Águila arpía (Harpia harpyja) en Darién, Panamá. Fotogra´fía por Serge Arias.

Una de las historias que trata de explicar el posible origen de este animal proviene de algunos pueblos amazónicos, ya que para ellos, el arpía fue un chamán que negoció con los dioses para convertirse en un mejor cazador, siendo transformado en un ave de rapiña. Además, es vista en esta región como la representación del espíritu del aire¹. Esta narrativa, muestra similitudes con algunas comunidades Mesoamericanas, que la relacionan con un poderoso chamán². Por su parte, los Bribris (Costa Rica), ven al Sarpun (águila comedora del mono araña), como un señor muy respetado, esto debido a que ayudó a Sibo (dios creador) a elaborar el lugar donde se resguardarían las semillas y a su vez, sería el encargado de custodiarlas³. 

Figura de un Chamán con atribuciones de Águila arpía. Museo de Oro, Costa Rica, 2020.

Por otra parte, para comunidades como los Cabécares (Costa Rica), este animal tiene una connotación negativa, esto debido a que existe la creencia de que suele comerse a las personas⁴. Este mito es compartido por los pueblos Bororo (Brasil) que narran la historia de los gemelos Itubore y Bakororo, que se enfrentaron valientemente al águila devoradora de humanos⁵. Sumado a lo anterior, en Venezuela, se cree que estas son brujas que buscan alimentarse de la sangre de los niños recién nacidos para el desarrollo de algunos ritos. 

Águila arpía (Harpia harpyja) en Darién, Panamá. Fotogra´fía por Serge Arias.

Curiosamente, existe mucha evidencia arqueológica que apunta a que el arpía era interpretada como un simbolismo de poder y estatus social, esto debido a que es frecuente encontrarse con figuras de este animal en ofrendas funerarias de personas de altos rangos⁶. Además, en la actualidad algunos chamanes suelen utilizar plumas o vestimentas que asimilan la apariencia de esta ave. Posiblemente sea una forma de intentar atribuirse poderes, cualidades o habilidades de esta majestuosa especie. 

Figura de águila arpía en material arqueologico. Museo de Oro, Costa Rica, 2020.

Más allá de estas asociaciones culturales, el águila arpía desempeña un rol importante en el equilibrio de un ecosistema. Es un excelente indicador ambiental y son controladores naturales de poblaciones de otros animales. Espero que esta pequeña introducción de los mitos sobre la emperatriz del bosque haya sido de su agrado. 

Cuéntame, ¿Conoces alguna otra historia relacionada al águila arpía?

Referencias 

¹Reina R. & Kensinger K.  (1991). The gifts of birds: featherwork of native South American peoples. Philadelphia: The University Museum of Archealogy and Anthropology Philadelphia.

²Benson (1965) citado en Badinii, M. (2009). The use and significance of animals in Aztec rituals. School of Conservation Science. Bournemouth University.

³García, A. (2016) Ditsö rukuö-Identidad de las semillas: Formaciòn desde la naturaleza. International Union for Conservation of Nature and Natural Resources IUCN.

⁴Morales, J. (2013). Ditsa Siwa. Historias cabécares de Tayni. 1ª ed. Limón, Costa Rica. Ministerio de Cultura y Juventud. 

⁵Ibarra, D. (1997). Cosmogonía y mitología indigena americana. Buenos Aires, Argentina: Editorial KIER, S.A.

⁶Fernández P. & Sánchez J. (2009). Aves de piedra, barro y Oro en la Costa Rica precolombina. San José, Costa Rica: Fundación Museos Banco Central de Costa Rica.

Publicado por Mr Birding

Mi nombre es Diego Ramírez y soy un birder costarricense enamorado de todas las aves de mi región. Me desempleño como profesional en turismo ecológico y consultor de birding en Centroamérica. Además, soy un educador ambiental de la Fundación Aves y Cultura, miembro del Comité Educativo de la Asociación Ornitológica de Costa Rica y Coordinador del Club de Observadores de Aves de Paraíso.

2 comentarios sobre “La emperatriz del bosque, un simbolismo de poder

Responder a Mr Birding Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: