El proyecto Kabek y su misión de proteger un ave sagrada

En el corazón de los bosques de niebla y las montañas de elevaciones altas de Centroamérica y el sur de México, se encuentra una de las especies más hermosas del mundo, una que ha sido la inspiración de grandes historias impregnadas de mucho misticismo y magia, el Quetzal Resplandeciente (Pharomachrus mocinno). Esta magnífica ave, desde siempre ha fascinado al ser humano con su plumaje elegante y digna de ser considerada una joya de la naturaleza. En conmemoración del Día del Quetzal (05 de septiembre), conversaremos un poco sobre una increíble iniciativa que involucra desarrollo rural, ecoturismo y desde luego, muchos quetzales.  

El coludo o serpiente emplumada, como también se le conoce, es un integrante por excelencia de la familia de los trogones (Trogonidae), un grupo de aves tropicales con un plumaje muy colorido, picos anchos y con un comportamiento arbóreo. En Costa Rica contamos con la subespecie Pharomachrus mocinno costaricensis, una población única de este país y del oeste de Panamá. A pesar de ser un ave muy carismática, actualmente se encuentra en la categoría “casi amenazada” de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Esto se debe a la pérdida de hábitat de bosque para la producción agrícola o ganadera, así como la tala de árboles maduros y el efecto del cambio climático¹. 

Quetzal en vuelo, Costa Rica. Nombre de la fotografía: «Quetzalcóatl» por Dinorah Graue

De entre todos los esfuerzos públicos o privados por subsanar las problemáticas que tiene esta especie, nos encontramos con el Proyecto Kabek: familias para la preservación del Quetzal en Costa Rica. Esta es una iniciativa de la familia Serrano Salazar de Paraíso Quetzal Lodge, que nace en el año 2009 y que se localiza en uno de los puntos más emblemáticos para buscar la serpiente emplumada, la Cordillera de Talamanca (una fila montañosa que alberga una biodiversidad con un alto componente de endemismo).

La idea se originó como una oportunidad para fusionar la observación de aves con el desarrollo del turismo rural, así como conservar y restaurar las áreas de alimentación y anidación de este trogón. Por sus características y belleza, el coludo es una de las especies más buscadas por los entusiastas de la avifauna, lo que genera una necesidad de localizar sitios que garanticen una probabilidad alta de avistamiento. De este modo, el proyecto se enfocó en identificar e involucrar a diferentes familias (actualmente 23) de la región que contaban con quetzales en sus fincas y que podrían percibir un incentivo económico por la visita de avituristas en sus propiedades. 

Miembros del Proyecto Kabek. Fotografía tomada de Costa Rica Wildlife Foundation

Con el pasar del tiempo, se fueron incorporando diferentes actores en este proyecto, como lo son guías turísticos locales y la Fundación Costa Rica Wildlife. Este apoyo logístico ha permitido implementar acciones de reforestación, capacitación en temas de sostenibilidad, educación ambiental en las escuelas de la parte alta del Cerro de la Muerte, recolección formal de datos científicos para diferentes investigaciones de estados de conservación y en familiarizar la figura del quetzal dentro de la identidad de los pobladores de estas comunidades.

La importancia de salvaguardar esta ave, va mucho más allá de lo que podríamos imaginar, esto debido a su cualidad carismática, la cual hace que funcione como una especie bandera y como un símbolo de protección de la naturaleza en general. Considerando que esta región es una de las Áreas Importantes para la Conservación de las Aves (IBA) de Costa Rica, toda acción que impulse el uso sostenible de los ecosistemas contribuye a cuidar un buen número de especies (que mantienen un equilibrio en el ambiente).  

Retrato del Quetzal Resplandeciente Mesoamericano, Costa Rica, fotografía por Dinorah Graue

La observación de aves bien gestionada, ética y sostenible es una de las actividades con mayor potencial para conservar la avifauna y para dinamizar e impulsar una economía local. El caso del Proyecto Kabek es uno de los grandes ejemplos de cómo la articulación e involucramiento de las comunidades rurales enriquece y fortalece un producto ecoturístico y genera espacios de concientización sobre la naturaleza. 

En el pasado, los quetzales adornaban con sus plumas a los grandes héroes y gobernantes, en la actualidad son una especie clave en el desarrollo sostenible de las comunidades rurales.

Quetzal comiendo Aguacatillo, Costa Rica. Nombre de la fotografía: «Joya del Bosque Nuboso» por Dinorah Graue

Espero que esta historia les haya gustado, agradezco a Don Jorge Serrano por toda su ayuda para la construcción de esta narrativa y a la artista fotográfica Dinorah Graue por permitirme utilizar sus magníficas tomas de esta criatura mágica.

¡Feliz Día del Quetzal!

Referencias Bibliográficas 

Dayer, A. (2020). Resplendent Quetzal (Pharomachrus mocinno), version 1.0. In Birds of the World (T. S. Schulenberg, Editor). Cornell Lab of Ornithology, Ithaca, NY, USA.

Publicado por Mr Birding

Mi nombre es Diego Ramírez y soy un birder costarricense enamorado de todas las aves de mi región. Me desempleño como profesional en turismo ecológico y consultor de birding en Centroamérica. Además, soy un educador ambiental de la Fundación Aves y Cultura, miembro del Comité Educativo de la Asociación Ornitológica de Costa Rica y Coordinador del Club de Observadores de Aves de Paraíso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: