Fantasmas y leyendas: las aves más buscadas de Costa Rica

Es indescriptible la emoción que genera el avistamiento de un ave nueva para el listado personal de un birder, este sentimiento es el detonante que nos hace ir cada vez más lejos en busca de especies particulares. Con tiempo y perseverancia los observadores de aves vamos acumulando un buen número de especies vistas, que aumenta considerablemente si nos desplazamos por diferentes hábitats y regiones. Si bien, algunas aves son más fáciles o más difíciles de ver que otras, existen aquellas especies que sobresalen por su rareza, siendo casi imposibles de avistar en nuestros viajes. Estas emplumadas se han convertido en el dolor de cabeza de los observadores más obsesionados y muchas de ellas están rodeadas de mitos urbanos, historias naturalistas y reportes únicos que aumentan su fama como las aves más buscadas. En esta ocasión, hablaremos sobre las aves más difíciles de observar en Costa Rica, aquellas que por sus condiciones e historia natural en el país parecieran ser los fantasmas de nuestros bosques:

Black Rail (Laterallus jamaicensis)

Black Rail. Fotografía por Tom Johnson, tomada de: https://macaulaylibrary.org/asset/49997931

Esta pequeña polluela negra es un fiel residente de los ecosistemas de pantano y su apariencia es la de un rascón muy oscuro. Se desconoce de reportes recientes en Costa Rica de esta especie, pero lugares como Palo Verde, Caño Negro y Golfo Dulce podrían ser fuertes candidatos para encontrarse con esta escurridiza ave.

Solitary Eagle (Buteogallus solitarius)

Solitary Eagle. Fotografía por Aaron Juan. Tomada de: https://macaulaylibrary.org/asset/122282031

Restringida a los bosques primarios, la hermosa águila solitaria es uno de los rapaces más difíciles de ver en el país. Existen varios reportes en la plataforma eBird para Costa Rica de esta especie, principalmente en regiones como Bajos del Toro, Sarapiquí, Parque Nacional Braulio Carrillo, Parque Nacional Rincón de la Vieja y San Vito.  Aunque el águila solitaria es bastante grande, es a menudo confundida con otras especies del género Buteogallus, por lo que te dejaré este enlace para que aprendas a diferenciarla con mayor facilidad.

Crested Eagle (Morphnus guianensis)

Crested Eagle. Fotografía por William Menq. Tomado de: https://macaulaylibrary.org/asset/171315581

El águila crestada es uno de los fantasmas por excelencia de los bosques costarricenses. Son contados los avistamientos de esta especie en el país, limitándose únicamente a pocos registros en el Parque Nacional Corcovado en el año 2012, en los alrededores de Golfito para el año 2016 y más recientemente un reporte cerca del Parque Nacional Volcán Arenal en 2020. Probablemente las oportunidades de avistar un ave tan especial como esta en el país se limiten principalmente a nuestra suerte como explotadores.

Harpy Eagle (Harpia harpyja)

Harpy Eagle. Fotografía por Aaron Juan. Tomado de: https://macaulaylibrary.org/asset/176730171

No podría faltar la emperatriz del Neotrópico en nuestra lista, el águila arpía. Desafortunadamente para Costa Rica, es muy probable que las poblaciones de esta especie hayan sido desplazadas o mermadas hasta el punto de desaparecer por culpa de la actividad antropogénica y/o la pérdida de su hábitat en nuestro territorio. Los pocos avistamientos recientes se localizan en el Parque Nacional Corcovado para el año 2006, Parque Nacional Tortuguero en el  2009 y más recientemente un caso súper interesante en la zona norte del país en el año 2017. Observar el águila harpía en Costa Rica es uno de los retos más grandes que pueda enfrentar un birder costarricense.

Orange-breasted Falcon (Falco deiroleucus

Orange-breasted Falcon. Fotografía por Luke Seitz. Tomado de: https://macaulaylibrary.org/asset/129956971

Un único registro histórico del halcón pechirrojo en los años de 1950¹ nos hace soñar con encontrarnos esta maravilla en nuestros bosques. Actualmente, esta especie se encuentra en estado de conservación “casi amenazada” y algunas de sus poblaciones se concentran en Guatemala, Belice y Suramérica.

Burrowing Owl (Athene cunicularia

Burrowing Owl. Fotografía por Ryan Rodriguez. Tomado de: https://macaulaylibrary.org/asset/194764581

Este es uno de los búhos más singulares por su comportamiento de anidar en madriguera. Es una especie con una amplia distribución a lo largo de todo el continente americano, pero que por razones desconocidas es extremadamente raro de avistar en Costa Rica. De hecho, son pocos los registros del tecolote llanero en el país, limitándose a un reporte para el norte de Cartago, cerca del Parque Nacional Volcán Irazú en los años de 1900¹ y un reporte dudoso ligeramente más reciente cerca del Parque Nacional Rincón de la Vieja en 2005¹. Esta especie es todo un misterio para los observadores costarricenses. 

Great horned Owl (Bubo virginianus

Great horned Owl. Fotografía por Ryan Schain. Tomado de: Macaulay Library

Si existe una especie rodeada de mitos y leyendas urbanas sobre su ubicación en el país, es sin duda el búho americano. Son muchos los relatos de observadores de aves que dicen haberlo escuchado en las cercanías del Parque Nacional Volcán Irazú y hasta se han desatado interesantes foros sobre su posible distribución. Hasta el momento solo podemos encontrar un reporte de esta especie en el país en la plataforma de eBird y es para el año 2015. Como un dato divertido, muchas veces la silueta de los juveniles de la especie Pseudoscops clamator es muy similar a la del búho americano, acelerando el corazón de más de uno y sacando unos buenos sustos.

Oilbird (Steatornis caripensis)

Oilbird. Fotografía por Luke Seitz. Tomado de: https://macaulaylibrary.org/asset/41316081

El pájaro aceitoso o guácharo, como también se lo conoce, es un ave con una amplia distribución en Sudamérica, pero que ha sido todo un misterio para la observación de aves de Costa Rica. Aunque aún desconocemos de alguna población residente en el país, grandes esfuerzos de guías locales han permitido avanzar bastante en la investigación de su distribución en el territorio costarricense. La mayoría de los reportes se concentran en Monteverde y algunos avistamientos recientes en la zona sur del país.

Pheasant Cuckoo (Dromococeys phasianellus)

Pheasant Cuckoo. Fotografía por Dubi Shapiro. Tomado de: Macaulay Library

Este cuclillo es una de las aves más buscadas en el litoral pacífico y la Península de Nicoya. Su comportamiento de esconderse entre la maleza, sumado a ser un ave poco abundante hacen de su avistamiento un verdadero desafío. Existen varios reportes en la plataforma de eBird de esta ave para el país, siendo de los más recientes: Bahía Drake en 2018 (curiosamente en ese año hubieron muchos reportes de esta especie en diferentes zonas del país) y un reporte para el año 2019 en la Reserva de Vida Silvestre Curú. También sobresalen reportes en lugares como Las Alturas de Cotón en la zona sur del país.

Rock Wren (Salpinctes obsoletus)

Rock Wren. Fotografía por Luke Seitz. Tomado de: Macaulay Library

Esta especie es uno de los soterrés más buscados en el país, ya que su distribución supone que debería encontrarse a lo largo del pacífico de la cordillera de Guanacaste¹, pero la realidad es que existen muy pocos registros recientes de esta ave en el país. Los últimos avistamientos del sotorrey roquero se localizan en el Volcán Orosi para el año 2007 y el Parque Nacional Rincón de la Vieja en el año 2016. Sin duda, este pequeño emplumado es una de las aves más escurridizas del noroeste costarricense.

Guanacaste Hummingbird (Amazilia alfaroana

Guanacaste Hummingbird (Alfaro’s Hummingbird). Espécimen de museo. Tomado de: Kirwan & Collar (2016)

Este eslabón perdido de la historia es uno de los misterios más grandes de la ornitología costarricense. Solo se conoce de un registro a nivel mundial del Colibrí de Alfaro para el año de 1885 en las cercanías del Volcán Miravalles², esto debido a una colecta de un espécimen realizada por el naturalista Cecil F. Underwood, quien lo describe y deposita posteriormente en el Museo de Historia Natural de Londres³. Desde entonces no se conocen más detalles sobre esta ave, haciendo que muchos piensen en que se trate de una especie ya extinta. Actualmente, Amazilia alfaroana no está incluída en la lista oficial de aves de Costa Rica, pero es innegable que todos los observadores de aves soñamos con volver a encontrarnos con este misterioso chupaflor.

Espero que este pequeño resumen sobre las aves más raras de observar en Costa Rica haya despertado en tu corazón aventurero las ganas de salir a explorar los bosques en busca de estos fantasmas. Son muchas las aves difíciles de encontrar en el país, por ello te invito a descargar el checklist con las especies que pueden significar todo un desafío de documentar en el territorio continental y marítimo costarricense. Este listado se realizó con base en registros de la plataforma eBird, anécdotas de pajareros, la sección de aves raras de la guía de aves de Costa Rica¹ y la gran ayuda de mis amigos Marlon Varela y David Segura.

Aclaración: Los reportes utilizados en este escrito fueron tomados de la plataforma eBird, no obstante algunos de ellos aún no están confirmados por los revisores locales de esta organización. Pero, fueron usados porque son indicios o pistas sobre estas fabulosas aves. Para información más detallada de cada especie o revisar información validada les aconsejo visitar eBird Ciencia.

Cuéntame ¿Cuáles aves de la lista ya has observado en Costa Rica? Y ¿Cuáles son las especies que consideras muy raras de ver de la lista de aves de tu país?

Referencias:

¹Garrigues, R., & Dean, R. (2014). The birds of Costa Rica: A field guide. A Zona Tropical Publication.

²Kirwan, G., & Collar, N. (2016). The ‘foremost ornithological mystery of Costa Rica’: Amazilia alfaroana Underwood, 1896. Zootaxa, 4189(2), 244-250. (Descargar)

³May, R. (2016). En los pasos de Zeledón Historia de la ornitología nacional y de la Asociación Ornitológica de Costa Rica. 2da edición. San José, Costa Rica: Asociación Ornitológica de Costa Rica. (Descargar)

Publicado por Mr Birding

Mi nombre es Diego Ramírez y soy un birder costarricense enamorado de todas las aves de mi región. Me desempleño como profesional en turismo ecológico y consultor de birding en Centroamérica. Además, soy un educador ambiental de la Fundación Aves y Cultura, miembro del Comité Educativo de la Asociación Ornitológica de Costa Rica y Coordinador del Club de Observadores de Aves de Paraíso.

10 comentarios sobre “Fantasmas y leyendas: las aves más buscadas de Costa Rica

      1. Hola Capitán Dodero, efectivamente son muchas las aves pelágicas que son duras de ver en Costa Rica, por ahora las agregué en el checklist del final, pero sería interesante escribir algo especialmente para ellas, saludos y un abrazo!

        Me gusta

  1. Hay 3 aves que me encantaría ver algún día también, posiblemente no tan «duras de ver como las de la lista» pero que igual son un gran desafío: Sharpbill, Lanceolated Monklet y otro cuclillo: el Rufous-vented Ground-Cuckoo. Si los veo en los próximos meses este 2020 ya no sería tan fácil de olvidar :-).
    Saludos

    Me gusta

    1. Hola Mauricio, solo el Sharpbill de las tres aves que mencionas conozco, sin duda son especies duras de bosque maduro, te recomiendo visitar zonas como el PN Braulio Carrillo, Alberto Manuel Brenes Biological Reserve o Grano de Oro en Turrialba para encontrar estos emplumados, te deseo el mayor de los éxitos, un abrazo!

      Me gusta

  2. Excelente información!!! Muy concreta y motiva a seguir escudriñando nuestros bosques para tener la suerte de ver una de estas aves. Muchas gracias

    Me gusta

  3. Excelente artículo. He visto al menos dos de las especies que mencionas como el Orange-breasted Falco en Tikal, Guatemala (aquí en Honduras, como en Costa Rica, parecen extintas) y el Pheasent Cukoo en el límite entre Honduras y Guatemala. En ambos casos las he fotografiado; si bien las imágenes son malas, documentan el hallazgo. Emociona ver estas aves tan extrañas que sobreviven en espacios cada vez más reducidos. ¡Gracias como siempre!

    PRB

    Me gusta

    1. Hola Pablo! Que dichoso haber visto esas dos especies, es increíble! No sabía qué Orange-breasted Falcon era también difícil de ver en Honduras, es una gran dato! Muchas gracias a vos por el apoyo siempre! Pura vida, un abrazo!

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: