Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

La magia de volver a los conteos navideños de aves

Una de las mayores alegrías que trae el fin de año para los birders es participar de los conteos navideños de aves. Esa expectativa que genera una nueva oportunidad de encontrarse con viejos y nuevos amigos, sumado a observar avifauna increíble y visitar sitios extraordinarios, pintorescos y muchas veces inimaginables, es un motor que impulsa una necesidad constante de involucrarse en estos procesos de ciencia ciudadana. 

Si bien los protagonistas de estas actividades siempre han sido y serán las aves y su conservación, para nadie es un secreto que los conteos navideños desde que fueron propuestos por primera vez por Frank Chapman Audubon en 1900,  se han vuelto un elemento de gran importancia en la dinámica de los pajareros. Para el caso de Costa Rica, cada año más iniciativas de esta índole se hacen presentes por todo el territorio nacional, generando que muchos entusiastas de la naturaleza nos aventuremos en una odisea para disfrutar de las hermosas emplumadas. 

Para esta historia, echaré mano de una linda nostalgia para narrarles mi participación del IX Conteo de Aves del Parque Nacional La Cangreja (diciembre, 2022), una actividad ubicada en el Pacífico Central de Costa Rica (Mastatal, San José) y que ciertamente se compone de parajes espectaculares, comunidades rurales acogedoras y un ambiente pajarero muy motivante. A estas alturas, sobra decir, que La Cangreja está dentro de mis conteos navideños favoritos y que fue uno de los primeros a los que pude asistir hace ya mucho tiempo, por lo que, después de una pausa en la que no pude participar debido a la contingencia de la Pandemia COVID-19, se me hacía una gran ilusión volver para este año.

Logo del IX Conteo de Aves del Parque Nacional La Cangreja, ave símbolo del evento coqueta crestiblanca (White-crested Coquette), 2022.

Una de las premisas más emocionantes de todo conteo, es enterarse de la ruta y los compañeros de equipo con los que compartiremos más estrechamente durante la actividad. En esta ocasión, fui asignado junto a mi gran amigo Fabián Torres y un grupo de personas maravillosas de la comunidad compuesto por Juan Cascante, Damaris García, Gerardo Pérez, Leticia Hernández, Nelcie Vindas y Doña Rosita; a una vieja e increíble ruta conocida, Concepción – Territorio Indígena Zapatón

Paisaje del Territorio Indígena Zapatón, San José, Costa Rica, 2022.

Teniendo clara la misión y con una motivación al máximo, comenzamos desde la madrugada a documentar todas las aves que detectáramos del entorno. Al inicio, se volvió más un ejercicio de escuchar e identificar sonidos. No obstante, en uno de los primeros árboles que revisamos, nos encontramos con un hermoso mochuelo común, también conocido como majafierro (Ferruginous Pygmy-Owl). Un búho con hábitos principalmente diurnos, que custodiaba el arranque de nuestra aventura. 

Majafierro común (Ferruginous Pygmy-Owl), fotografía en el Parque Nacional La Cangreja, 2016.

Con el transcurrir de la mañana, nos dimos cuenta que la ruta estaba cargada de dos grupos de aves en particular. En primera instancia, los pájaros carpinteros que se presentaban entre los potreros arbolados y márgenes de bosque que componen parte del mosaico paisajístico de Zapatón y en los que sobresalen el ruidoso carpintero lineado (Lineated Woodpecker) y el pequeñín telegrafista (Olivaceous Piculet), siendo este último mi ave favorita del conteo. El segundo grupo que engalanó la travesía fueron las aves rapaces, ya que divisamos entre los cañones de las montañas un total de ocho especies de gavilanes, en la que el aguilucho negro (Black Hawk-Eagle), gavilán pajarero (Sharp-shinned Hawk) y el gavilán blanco (White Hawk), se robaron el espectáculo con sus impresiones cantos y vuelos. 

Carpintero nuquidorado (Golden-naped Woodpecker), fotografía en el Parque Nacional La Cangreja, 2016.

Un dato importante sobre nuestra ruta y la actividad en general, fue que vimos una enorme cantidad de especies endémicas del Pacífico Central Sur de Costa Rica-Panamá, como lo fueron el  vencejo de rabadilla clara (Costa Rican Swift), el colibrí corona de berilo (Charming Hummingbird), el trogon vientribermejo (Baird’s Trogon), el carpintero nuquidorado (Golden-naped Woodpecker), el saltarín cuellinaranja (Orange-collared Manakin), el soterrey ventriblanco (Black-bellied Wren), el soterrey pechibarreteado (Riverside Wren), entre otras especialidades. Todos estos son animales de gran valor para la biodiversidad del país y representan una gran oportunidad para su aprovechamiento sostenible en el desarrollo del aviturismo de la zona. 

Parte del equipo de la ruta, camino rural a Zapatón, 2022.

Llegando casi al final del recorrido nos topamos con una hermosa lapa roja (Scarlet Macaw), un ave de gran relevancia para la idiosincrasia del Parque Nacional La Cangreja, esto en gran medida, por su rol como especie bandera en las estrategías de conservación de esta área protegida. Para cuando llegamos al “Palenque” que era el final de la ruta, teníamos un total de 115 especies de aves para nuestro listado oficial, en la que debo destacar al famoso chicopiojo (Rufous-naped Wren), ya que fue un ave muy querida por muchos de los integrantes del equipo.

Fotografía del equipo asignado a la Ruta Concepción – Territorio Indígena Zapatón, 2022.

Esta participación en el IX Conteo de Aves del Parque Nacional La Cangreja me hizo recordar la magia que envuelve a los conteos de aves navideños, en los que construimos grandes anécdotas, tenemos encuentros especiales con aves magníficas, apoyamos procesos de ciencia y conservación desde el rol ciudadano y sobre todo, podemos compartir este hermoso pasatiempo con lindas personas. 

Fotografía grupal de los participantes del conteo navideño La Cangreja, 2022.

Antes de irme, quisiera extender mi enorme agradecimiento a los guardaparques Leonel Pereira, Erick Herrera y demás organizadores por su ejemplar labor en involucrar a las comunidades rurales en procesos de ciencia ciudadana y por gestar un hermoso conteo navideño lleno de grandes alegrías. También aprovecho el espacio para agradecer a Ekotour Zapatón y Villas Mastatal Ecolodge por acogernos con tanto cariño en sus instalaciones. Espero que esta pequeña narrativa haya sido de tu agrado y que te motive a inscribirse en las actividades de ciencia ciudadana de tu país. 

Para finalizar, me gustaría recomendarles la entrada del blog de Fabián (el Cacicus) sobre su experiencia y perspectiva en esta actividad: Una vez más en el Parque Nacional La Cangreja

Cuéntame ¿este año vas a participar de algún conteo de aves navideño?

Posdata: Ver juntos en un mismo auto de SINAC a Leonel Pereira y Erick Herrera fue el mejor crossover pajarero del 2022. 

Anuncio publicitario

Publicado por Mr Birding

Mi nombre es Diego Ramírez y soy un birder costarricense enamorado de todas las aves de mi región. Me desempleño como profesional en turismo ecológico y consultor de birding en Centroamérica. Además, soy un educador ambiental de la Fundación Aves y Cultura, miembro del Comité Educativo de la Asociación Ornitológica de Costa Rica y Coordinador del Club de Observadores de Aves de Paraíso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: