Entre Costa Rica y Panamá, se pajarea en La Amistad

Remoto y escondido se encuentra uno de los parches montañosos más impresionantes de toda Mesoamérica, un sitio mágico declarado patrimonio de la humanidad y que se compone de una región que hace soñar con aves extrañas a todos los naturalistas que penetran en ella, se trata del Parque Internacional La Amistad (PILA). Esta aventura que les voy a narrar tuvo cabida durante el XVII Conteo de Aves del PILA y nos llevará por un sin fin de parajes cargados de naturaleza exorbitante.

Nuestra aventura daba inicio desde la capital de Costa Rica, donde nos reunimos pajareros de todas las regiones para trasladarnos hacia la comunidad de Altamira, en la zona sur del país. El objetivo era claro y de color rosado, íbamos por una de las aves más esquivas de la región, la Tangara Rosada (Rosy-thrush Tanager). Llegamos al lugar después de siete largas horas, siendo las magníficas Oropéndolas Crestadas (Crested Oropendola) las que anunciaban nuestra llegada con sus cantos fuera de serie.

Oropéndola Crestada (Psarocolius decumanus) en uno de los potreros de la comunidad de Altamira, Febrero 2020

Después de una reunión de bienvenida, fuimos distribuidos en los diferentes equipos y asignados en dos rutas: Sector Altamira y Sector Pittier. Algunos de mis mejores amigos pajareros fueron asignados a Sector Altamira (entre ellos Fabián Torres que les contará su experiencia en este sector en la historia paralela de esta narración), mientras que junto a Yeral y Grillen me asignaron al Sector Pittier, específicamente la Ruta Cerro Pittier. Terminada la cena, nos movilizamos hacia una antigua casona para pasar la noche, donde fuimos sorprendidos por un fuerte sismo con origen cercano a nuestro punto.

Al día siguiente, los cantos de las Codornices Moteadas (Spotted Wood-Quail) marcaron el inicio de nuestra pajareada, siendo acompañadas por la presencia del Saltator Listado (Streaked Saltator), la Paloma Escamada (Scaled Pigeon) y muchísimas aves de ese bosque. Durante la mañana fuimos testigos de una impresionante disputa entre tres machos de la Coqueta Crestiblanca (White-crested Coquette), sumado a la breve aparición de una de las aves más especiales de esta región, el tímido Mosquerito Pechirayado (Bran-colored Flycatcher). Para ese momento, llevábamos casi 90 especies y nos encontrábamos a las puertas del Cerro Pittier, un pico que nos llevó de los 1500 a los casi 1800 msnm.

Paloma Escamada (Patagioenas speciosa) durante el conteo de Aves, Febrero, 2020

Comenzando nuestra escalada, notamos cambios abruptos en la composición de las aves del bosque, apareciendo cada vez más especies de tierras altas, como el Tucán Esmeralda (Northern Emerald-Toucanet), el Jilguero (Black-faced Solitare) y en el punto más alto nos encontramos con la especial Tangara Bermeja (Hepatic Tanager). Con un buen número en nuestro checklist, decidimos regresar hacia la casona, sin antes toparnos con una hermosa Caciquita (Elegant Euphonia), que significaba el ave 117 de la lista y el final de la pajareada en nuestra ruta.

Exhaustos durante la tarde, nos regresamos todos al Sector Altamira, donde me topé con mi amigo Fabián Torres, quien me esperaba para ir en buscar de nuestra añorada Tangara Rosada. Mientras transcurría el resto de la tarde, muy sigilosos estuvimos buscando esa ave sin tener éxito alguno, pero con una grata visita del Saltón Costarricense (Costa Rican Brushfinch), el cual nos veía curioso mientras pasaba cerca de nuestro escondite.

Primer cuadro: Mr Birding & Fabián Torres en el Sector Altamira. Segundo cuadro: Alberto, Fabián, Diego, Diana & Katherine en la comunidad de Altamira

El tercer y último día que estuvimos en el PILA, nos volvimos a levantar muy temprano y positivos, esperando nuestra “venganza” contra esa rosada ave que tanto se nos negaba. Con el pasar de la mañana nos dimos cuenta que nuestra misión no tendría éxito, pero la naturaleza como recompensa nos mostraba un ave nueva para ambos, el Rascahojas del Chiriquí (Chiriqui Foliage-Gleaner). Vencidos, pero no tristes volvimos hacia la capital finalizando una gran aventura en la zona sur, una de las más importantes para la conservación en Costa Rica y que todos los amantes de las aves deben conocer al menos una vez en la vida.

Fotografía grupal del XVII Conteo de Aves del PILA, Costa Rica, 2020

Agradezco a Junior Porras y todos los guardarecursos del PILA por su labor invaluable en la conservación de las aves y por su excelente organización del evento.

Publicado por Mr Birding

Mi nombre es Diego Ramírez y soy un birder costarricense enamorado de todas las aves de mi región. Me desempleño como profesional en turismo ecológico y consultor de birding en Centroamérica. Además, soy un educador ambiental de la Fundación Aves y Cultura, miembro del Comité Educativo de la Asociación Ornitológica de Costa Rica y Coordinador del Club de Observadores de Aves de Paraíso.

2 comentarios sobre “Entre Costa Rica y Panamá, se pajarea en La Amistad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: